Propuesta de Instalación de Amoníaco Azul en Ingleside

Datos Breves del Proyecto

El proyecto YaREN es una empresa conjunta entre Enbridge y Yara.

El nombre YaREN es una combinación de los nombres de las dos empresas. “REN” también significa “limpio” en noruego, reflejando el proceso de baja emisión de carbono, conocido como amoniaco azul, que se implementará en las instalaciones de YaREN.


Las instalaciones de producción en propuesta se ubicarán en Enbridge lngleside Energy Center (EIEC) y representan un desarrollo significativo para Ingleside y las comunidades de los alrededores. Este proyecto presentará solicitudes de permiso para dos unidades de producción, a veces referidas como “trenes”, con una capacidad de producción total de hasta 2.8 millones de toneladas métricas (MMT) de amoniaco por año, y se espera que el proyecto se inicie entre 2028 y 2030.


La construcción de las instalaciones estará sujeta a las aprobaciones regulatorias necesarias. Enbridge y Yara tienen como objetivo ser buenos vecinos y administradores de la comunidad al hacer de la seguridad de nuestros empleados y miembros de la comunidad su máxima prioridad, ayudar en la fomentación la generación de empleo e inversiones que ayuden a la comunidad, y manteniendo la transparencia en nuestra comunicación sobre el proyecto.

Seguridad del Amoníaco

100 años de experiencia y seguridad
en el manejo del amoníaco

Apoyo Financiero

Millones de dólares en impuestos a la propiedad para apoyar carreteras, escuelas y más

Generación de Empleos

Hasta 400 empleos de construcción
Hasta 200 empleos permanentes una vez
que esté en funcionamiento

Captura de Carbón

Capturar el 95% del dióxido de carbono generado durante la producción

Explora las Instalaciones

Sólo con fines ilustrativos. El contenido desarrollado para esta representación está relacionado con el alcance del Proyecto a junio de 2024 y puede cambiar a medida que evoluciona el Proyecto.

1. Instalación de Producción de Amoníaco

Dos trenes (unidades) de amoníaco azules idénticos

Capacidad de producción total de hasta 8,000 toneladas métricas por día (hasta 2.8 millones de toneladas métricas por año)

Capturando hasta el 95% de las emisiones de dióxido de carbono durante el proceso de producción.

2. Tubería de Amoníaco

El amoníaco bajo en carbono se transportará a través de una tubería por la superficie de almacenamiento de doble pared, en su forma fría y líquida.

3. Tanques de Amoníaco de Doble Pared

El amoníaco bajo en carbono se almacenará en tanques de amoníaco de doble pared en su forma fría y líquida.

4. Sistema de Carga de Amoníaco

El amoníaco bajo en carbono se cargará, en su forma fría y líquida, en buques dedicados al amoníaco para su exportación.

Dos trenes (unidades) de amoníaco azules idénticos

Capacidad de producción total de hasta 8,000 toneladas métricas por día (hasta 2.8 millones de toneladas métricas por año)

Capturando hasta el 95% de las emisiones de dióxido de carbono durante el proceso de producción.

El amoníaco bajo en carbono se transportará a través de una tubería por la superficie de almacenamiento de doble pared, en su forma fría y líquida.

El amoníaco bajo en carbono se almacenará en tanques de amoníaco de doble pared en su forma fría y líquida.

El amoníaco bajo en carbono se cargará, en su forma fría y líquida, en buques dedicados al amoníaco para su exportación.

Fases del Proyecto

El contenido desarrollado en esta diapositiva está relacionado con el alcance del proyecto a junio de 2024 y puede cambiar a medida que evoluciona el proyecto.

Cada año se generarán millones de dólares en ingresos fiscales de propiedad para mejorar las carreteras, pagar salarios de maestros, mantener edificios escolares y financiar una serie de otros servicios municipales y del condado que mejoran la calidad de vida local y regional.

Ver Resumen de Impacto Económico

Seguridad y Nuestra Comunidad

El diseño del proyecto aprovecha los 100 años de avances continuos en seguridad de procesos de la industria, así como la experiencia y enfoque centenarios de Yara, desarrollando, operando y mejorando continuamente instalaciones de amoniaco a nivel global lo que ha permitido operaciones seguras en múltiples instalaciones durante más de una década.

Próximos Eventos

Produciendo amoníaco durante un siglo

El amoníaco es un compuesto químico estable, producido principalmente para la nutrición de cultivos en apoyo del suministro mundial de alimentos. Siendo uno de los productos químicos inorgánicos más producidos en todo el mundo, Yara ha producido amoníaco de forma segura durante un siglo. 


El amoniaco de baja emisión de carbono, o amoniaco azul, es un método de producción que reduce hasta un 95% las emisiones de carbono en comparación con la producción tradicional de amoniaco. En la propuesta proyecto YaREN, el carbono capturado se transportará y almacenará en una formación geológica en el sur de Texas.

Enbridge y Yara

Yara es un líder global en el desarrollo, producción, operaciones y distribución de amoníaco, mientras que Enbridge cuenta con experiencia en el desarrollo de infraestructura a gran escala y posee muelles de aguas profundas de clase mundial y una plataforma de exportación en las instalaciones existentes de EIEC.

Preguntas Frecuentes Sobre Proyectos

El contenido desarrollado en estas preguntas frecuentes está relacionado con el alcance del Proyecto a junio de 2024 y puede cambiar a medida que el Proyecto evolucione.

El Proyecto YaREN producirá amoníaco azul. El amoníaco azul se produce mediante un proceso que emite hasta un 95% menos de carbono que los métodos de producción tradicionales. El CO2 que de otro modo se emitiría durante la producción se captura y transporta a través de tuberías fuera del sitio para su posterior inyección y almacenamiento subterráneo, también llamado captura y secuestro de carbono. El gas natural será la materia prima para la producción de amoníaco.

El cronograma de puesta en servicio previsto para el Proyecto es 2028-2030. El Proyecto aún no ha iniciado la Ingeniería y Diseño Front-End (FEED) y prevé que estas actividades comiencen a principios de 2025.

El Proyecto YaREN presentará solicitudes de permiso para una capacidad de producción total de hasta 2.8 millones de toneladas métricas por año de amoníaco. Una unidad de producción de amoníaco, o tren, tendrá una capacidad de hasta 1.4 millones de toneladas métricas al año.

La inversión del proyecto para construir una unidad o tren de hasta 1.4 millones de toneladas métricas por año oscila entre $2.6 y $2.9 billones de dólares.

El Proyecto planea utilizar los muelles existentes en los atracaderos 4 y 5.

El amoníaco se exportará por barco para su uso en la producción de fertilizantes, diversas aplicaciones industriales y nuevos segmentos de mercado para el transporte de combustible, la producción de energía y el amoníaco como portador de hidrógeno. Yara será el principal comprador de los volúmenes producidos.

Estamos comprometidos con la participación continua de la comunidad durante todo el ciclo de vida del Proyecto, incluido el diseño, los permisos, la construcción y las operaciones del Proyecto. Nuestra prioridad actual es compartir información del Proyecto y respuestas a las inquietudes de la comunidad.

Estamos interactuando con nuestros vecinos de la comunidad a través de actualizaciones periódicas en persona y en línea donde compartiremos más información, recibiremos comentarios de la comunidad y responderemos cualquier pregunta.

Hemos establecido un sitio web, un número de teléfono y una dirección de correo electrónico para garantizar la participación de la comunidad a medida que se desarrolla el Proyecto.

Hay alrededor de 30 plantas operativas en los EE. UU. que son similares al Proyecto YaREN en el sentido de que producen amoníaco a partir de materia prima de gas natural mediante el proceso Haber-Bosch.

El Proyecto YaREN producirá amoníaco azul. El amoníaco azul se produce mediante un proceso que emite hasta un 95% menos de carbono que los métodos de producción tradicionales. El CO2 que de otro modo se emitiría durante la producción se captura y transporta a través de tuberías fuera del sitio para su posterior inyección y almacenamiento subterráneo, también llamado captura y secuestro de carbono. El gas natural será la materia prima para la producción de amoníaco.

El amoníaco “gris”, “azul” y “verde” son todos productos de la misma composición química, y el color se refiere únicamente al grado en que se liberan, capturan o evitan las emisiones de CO2 durante el proceso de producción de amoníaco.

El gas natural se canaliza, se mezcla con vapor y se calienta. Entra en el reformador térmico automático (ATR), donde se añade oxígeno para formar hidrógeno y CO2 . El CO2 se captura y transporta por tubería hasta un almacenamiento permanente fuera del sitio. Luego, el hidrógeno se combina con nitrógeno y se envía al convertidor de síntesis, creando amoníaco azul (amoníaco bajo en carbono). El amoníaco producido se enfría y se almacena en su forma líquida fría.

Un grupo externo construirá una nueva tubería de CO2 desde la instalación de amoníaco en Ingleside hasta el sitio de almacenamiento de CO2 seleccionado. YaREN todavía está en el proceso de evaluar los operadores de almacenamiento propuestos, las ubicaciones de las instalaciones de almacenamiento de CO2 y las rutas de los oleoductos. Estas ubicaciones finales se anunciarán una vez que se haya seleccionado el operador del oleoducto y el almacenamiento.

El Proyecto incluyó en su solicitud de permiso de aire cálculos que estiman, como contingencia, la posibilidad de producción de amoníaco gris hasta por 180 días (aproximadamente 6 meses) después de la puesta en marcha inicial de cada una de las dos unidades de producción y hasta por 90 días (alrededor de 3 meses) por año. Esta contingencia es en caso de que el gasoducto de CO2 del grupo externo tenga indisponibilidad de servicio.

Una vez operativa, la instalación estará regulada por múltiples agencias estatales y federales, incluida la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ), la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), la Guardia Costera de los EE. UU. (USCG), y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. (USACE).

No. El Proyecto YaREN no producirá nitrato de amonio.

El Proyecto YaREN producirá amoníaco anhidro, que es un químico industrial muy diferente al nitrato de amonio.

No, el Proyecto YaREN solo producirá amoníaco azul, no hidrógeno azul como producto. Cuando Enbridge anunció por primera vez este Proyecto en mayo de 2022, tenía un socio comercial diferente y consideró la producción de hidrógeno azul como un componente del Proyecto. Tras los cambios en el mercado y un cambio de socios comerciales de Yara Clean Ammonia, el alcance del Proyecto ha cambiado, centrándose únicamente en la producción de amoníaco azul.

El Proyecto YaREN es diferente del proyecto Nueces Green Ammonia propuesto en Robstown por varias razones:

  • El Proyecto YaREN estará ubicado dentro de un complejo industrial existente en el Ingleside Energy Center de Enbridge. El Proyecto utilizará la infraestructura terminal existente para la logística de amoníaco, incluida la exportación marítima.
  • La producción de amoníaco azul implica un proceso establecido y probado con un perfil de seguridad maduro para la producción de amoníaco a gran escala.
  • El proceso de producción de amoníaco azul tiene una demanda de suministro de agua y energía eléctrica menor que la requerida para la producción de amoníaco verde.
  • El Proyecto YaREN está desarrollando su propio suministro de agua desde la Bahía de Corpus Christi y no extraerá agua dulce de los municipios locales para satisfacer ninguna de sus necesidades de agua de proceso.

El amoníaco juega un papel importante en nuestra sociedad actual. Es la principal materia prima para la producción de fertilizantes, y los fertilizantes proporcionan a las plantas el nitrógeno que necesitan para crecer, asegurando que personas de todo el mundo tengan comida en la mesa. El amoníaco azul permite que la industria de fertilizantes se descarbonice, reduciendo su huella de carbono en el proceso. 

El amoníaco también ofrece interesantes aplicaciones futuras. Se espera que en las próximas décadas se desarrollen nuevos mercados para el amoníaco como portador de hidrógeno, como combustible para la industria energética y como combustible para el transporte, particularmente en la industria marítima.

El amoníaco puede encenderse bajo condiciones muy específicas; sin embargo, esas condiciones específicas no estarán presentes en esta instalación. Esas condiciones incluyen confinamiento combinado con fuentes de ignición de alta energía, que no forman parte del diseño de este Proyecto. Por lo tanto, el riesgo de que explote el amoníaco en esta instalación es extremadamente bajo.

El riesgo de explosión en las instalaciones de YaREN es extremadamente bajo. El uso de gas natural e hidrógeno en el proceso de producción de amoniaco es lo que podría generar un incidente, pero esos materiales no serán almacenados en el sitio. Además, una vez que el hidrógeno se transforma en amoníaco, el riesgo de explosión es extremadamente bajo.

En cada paso del desarrollo de este Proyecto, desde la planificación hasta nuestras operaciones diarias, nuestra primera prioridad es la seguridad de nuestros empleados y los miembros de la comunidad. Esto incluye una variedad de medidas que van más allá de las regulaciones y requisitos de seguridad gubernamentales y de la industria, incluidas tres capas de sistemas de control de presión independientes en los tanques de almacenamiento de amoníaco, tanques de almacenamiento de contención de amoníaco de doble pared con sistemas de recuperación de vapor, y una detección de fuga de amoníaco inmediata en nuestras instalaciones de almacenamiento de amoníaco y en ubicaciones clave en todo el sitio de producción.

Nuestro equipo dedicado al medio ambiente, la salud y equipo de seguridad en las instalaciones también realizará revisiones y auditorías periódicas de las operaciones. Todos los parámetros del proceso, como presión, temperatura y flujo, se monitorearán continuamente electrónicamente desde una sala de control en el sitio, con personal las 24 horas, los 7 días de la semana.

Además, se implementarán planes exhaustivos de respuesta a emergencias para las instalaciones y la comunidad en el momento de la puesta en servicio para garantizar la notificación y las medidas de seguridad adecuadas.

En los últimos 20 años en los EE. UU., no ha habido incidentes que hayan resultado en lesiones fuera del sitio en instalaciones de producción de amoníaco que utilicen procesos similares al Proyecto YaREN. El amoníaco se produce desde hace más de 100 años utilizando el mismo proceso químico básico, y durante ese tiempo se han implementado sistemáticamente avances continuos en ingeniería y seguridad en toda la industria.

Además de los muchos niveles independientes de seguridad, monitoreo y preparación en el Proyecto YaREN, el amoníaco es una industria segura y bien establecida a nivel mundial. El amoníaco es el segundo producto químico más fabricado en el mundo y Yara es uno de los productores de amoníaco con más experiencia a nivel mundial, con un excelente historial de seguridad y un amplio conocimiento del proceso de producción.

El amoníaco se transportará en estado frío y líquido, lo cual es clave para garantizar la seguridad de nuestros empleados y vecinos.

Las tuberías de las instalaciones conducirán el amoníaco a través de la planta—esta es la forma más segura de transportar amoníaco. Mientras esté en las instalaciones, el amoníaco se almacenará en tanques de doble pared con recuperación de vapor. Luego, las tuberías llevarán el producto a los barcos—todo dentro de nuestras instalaciones.

Luego, el amoníaco se exportará desde la instalación a los clientes en grandes cantidades en grandes barcos de la misma manera que se almacena: como líquido a temperaturas frías y a presión atmosférica normal. No se enviará en camiones o tanques de ferrocarril. En ningún momento el producto pasará por la comunidad ni interactuará con el público.

En el momento de la puesta en servicio, las instalaciones y la comunidad contarán con planes de respuesta a emergencias. Estos planes se desarrollarán en colaboración con los servicios de emergencia locales y expertos en la materia. El personal de las instalaciones y los equipos externos especializados de respuesta a emergencias recibirán capacitación y estarán equipados con los materiales necesarios en el improbable caso de que se produzca un incidente. Durante la construcción, los contratistas también deberán contar con planes de respuesta a emergencias que, como mínimo, cumplan con todas las normas de seguridad requeridas.

Todos los parámetros de los procesos, como presión, temperatura y flujo, se monitorearán continuamente desde una sala de control en el sitio, con personal las 24 horas, los 7 días de la semana y con acceso autorizado únicamente. El personal de la sala de control altamente capacitado monitoreará el equipo tanto electrónicamente como en persona y responderá de acuerdo con el protocolo si se producen cambios fuera de los rangos especificados.

La planta está diseñada con un sistema de seguridad para apagar automáticamente los equipos si se exceden las medidas preestablecidas. También se monitorea el desempeño de los equipos críticos para maximizar la integridad del equipo.

En el momento de la puesta en servicio, las instalaciones y la comunidad contarán con planes de respuesta a emergencias. Estos planes se desarrollarán en colaboración con los servicios de emergencia locales y expertos en la materia. El personal de las instalaciones y los equipos externos especializados de respuesta a emergencias recibirán capacitación y estarán equipados con los materiales necesarios en el improbable caso de que se produzca un incidente.

Una vez operativa, la instalación estará regulada por múltiples agencias estatales y federales, incluida la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ), la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), la Guardia Costera de los EE. UU. (USCG), y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. (USACE), y cumplirá con numerosos estándares de seguridad establecidos por la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA) y el Instituto Americano del Petróleo (API).

La mayor parte del agua a la que accede el Proyecto YaREN, aproximadamente el 75%, será devuelta a la bahía y no entrará en contacto con el proceso de amoníaco. Se espera que la entrada total de agua desde la bahía sea de aproximadamente 79 millones de galones por día con aproximadamente 59 millones de galones retornados por día. El agua devuelta a la bahía cumplirá con estándares estrictos para proteger la vida marina y las oportunidades en la bahía. El Proyecto no utilizará agua municipal para la producción de amoníaco.

El Proyecto YaREN no accederá a su agua potable para las operaciones de la planta. Proponemos utilizar agua de mar procedente del canal La Quinta del sistema de la Bahía de Corpus Christi para los sistemas de recirculación de refrigeración y calefacción de la instalación. Aproximadamente el 75% de esa agua será devuelta a la bahía de acuerdo con estándares estrictos para proteger la vida y las actividades marinas.

La desalinización no se utilizará en la mayoría de nuestras operaciones. Aproximadamente el 90% del agua de mar al que se acceda para el proceso de producción de amoniaco no será purificada ni desalinizada, ni entrará en contacto con amoniaco. En cambio, esta agua correrá a través de torres de enfriamiento y luego regresará a la bahía de acuerdo con estándares estrictos para la vida y actividad marina. El 10% restante del agua será purificada en nuestro sitio para ser utilizada en el sistema de vapor de la caldera y consumo interno de la instalación.

Se espera que el proceso de amoníaco genere pequeños volúmenes de aguas residuales de rutina, principalmente del tratamiento del agua de alimentación de calderas, purgas y aguas pluviales que entran en contacto con los equipos. Estas aguas serán tratadas en la planta de tratamiento de aguas residuales del sitio para eliminar impurezas y serán devueltas a la bahía después del tratamiento, de acuerdo con el permiso de descarga de aguas residuales del Proyecto.

No, no tenemos planes de obtener un permiso de agua contra incendios para el Proyecto YaREN. Cualquier agua contra incendios necesaria para la respuesta de emergencia provendrá de nuestro almacenamiento de agua en el sitio.

La instalación operará dentro de los estrictos estándares de calidad del aire, calidad del agua, seguridad y otros estándares ambientales establecidos por agencias federales y estatales, incluida la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ), el Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas (TPWD), Protección Ambiental de EE. UU. (EPA), el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU. (USFWS), el Servicio Nacional de Pesca Marina (NMFS) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. (USACE).

Para proteger los pastos marinos y otros recursos acuáticos, el Proyecto YaREN planea implementar sistemas difusores diseñados para descargas para minimizar la velocidad del agua cuando vuelve a ingresar al sistema de la bahía. Además, YaREN colocará estratégicamente los sistemas de descarga lejos de los pastos marinos, en áreas que minimicen la velocidad del agua y los efectos de socavación que podrían llegar a los lechos de pastos marinos cercanos.

Estamos tomando medidas importantes para minimizar cualquier impacto potencial tanto en la erosión costera como en los pastos marinos. Para proteger los pastos marinos y otros recursos acuáticos, el Proyecto YaREN planea implementar sistemas difusores completamente diseñados para descargas para minimizar la velocidad del agua cuando vuelve a ingresar al sistema de la bahía. Además, YaREN colocará estratégicamente los sistemas de descarga lejos de los pastos marinos, en áreas que minimicen la velocidad del agua y los efectos de socavación que podrían llegar a los lechos de pastos marinos cercanos.

Dado que el Proyecto YaREN se está desarrollando en un complejo industrial existente en el Enbridge Ingleside Energy Center con las mejores prácticas ambientales y de ingeniería, el Proyecto protegerá la vida silvestre y el medio ambiente. Los permisos de aire y agua y el modelado de dispersión de descarga correspondiente considerarán las poblaciones humanas y de vida silvestre en el área.

La protección de la vida marina también es primordial. Las estructuras dentro del agua se están diseñando para cumplir con rigurosos estándares ambientales y evitarán hábitats sensibles de vida marina, como los lechos de pastos marinos.

La instalación operará dentro de los estrictos estándares de calidad del aire, calidad del agua, seguridad y otros estándares ambientales establecidos por agencias federales y estatales, incluida la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ), el Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas (TPWD), Protección Ambiental de EE. UU. (EPA), el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU. (USFWS), el Servicio Nacional de Pesca Marina (NMFS) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. (USACE).

El Proyecto YaREN se esfuerza por ser un buen administrador del medio ambiente, incluida la protección de la calidad del aire en la comunidad. El Proyecto trabajará con la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ) para incorporar requisitos reglamentarios estatales y federales aplicables y controles voluntarios adicionales en el diseño del Proyecto, los permisos de construcción y operación relacionados.

El proyecto de amoníaco propuesto en Ingleside se encuentra actualmente en un extenso proceso de modelado y obtención de permisos que prioriza la salud y la seguridad de la comunidad. Una parte importante de este esfuerzo es identificar y diseñar los sistemas de control y monitoreo que gestionen las emisiones al aire.

Para obtener el permiso de aire, el Proyecto está demostrando nuestras medidas de protección de la calidad del aire a la TCEQ a través de métodos de estimación de emisiones y técnicas de modelado de dispersión del aire exigidas y aprobadas por la TCEQ y la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA).

Estos reguladores han desarrollado niveles máximos permisibles muy bajos con los que se compara el impacto previsto del Proyecto en la calidad del aire. Estos niveles máximos consideran el tipo y la cantidad de emisiones, la proximidad a vecindarios y escuelas, las tendencias climáticas locales y más.

Para obtener su permiso de aire, el Proyecto YaREN también incluirá controles de emisiones al aire que se consideran la Mejor Tecnología de Control Disponible (BACT). Para algunas fuentes de emisiones, el Proyecto YaREN implementará voluntariamente controles que son incluso más estrictos que BACT como parte de nuestro compromiso de proteger la calidad del aire de la comunidad.

Los residentes locales no deberían poder oler el amoníaco de esta instalación durante las operaciones diarias debido a las concentraciones extremadamente bajas de amoníaco presentes fuera de los sistemas contenidos, como tanques y tuberías. Utilizando datos y métodos de modelado aprobados por los reguladores, actualmente estimamos que en la línea de la cerca, las concentraciones de amoníaco asociadas con las operaciones rutinarias de la planta no serán más que el equivalente a 1 cucharada en una piscina de agua de tamaño olímpico. Esto es menos del 0.1 por ciento de la capacidad de una persona altamente sensible para oler el amoníaco.

Nuestro compromiso con la calidad del aire no terminará una vez que se otorguen los permisos, y no terminará en la línea de la cerca. Una vez operativo, el Proyecto incorporará el monitoreo de unidades de procesos y emisiones para proporcionar una indicación temprana a nuestros equipos si estos niveles comienzan a desviarse fuera de nuestras zonas normales.

Piense en esto como en su automóvil—el sistema de control de emisiones recopila constantemente datos en su motor, desde la temperatura hasta el oxígeno y el combustible, y si esos datos caen fuera de las zonas aceptables, la luz de verificación del motor le alerta para que evalúe el sistema mucho antes de un problema de escape.

Además del monitoreo de procesos y emisiones descrito anteriormente, realizaremos monitoreo dentro de la planta de conformidad con los estándares de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) para garantizar condiciones de trabajo seguras. Ese monitoreo proporcionará una alerta temprana de una liberación no intencionada antes de que tenga la posibilidad de salir del sitio.

TCEQ administra la red de monitoreo del aire estatal y federal en el Coastal Bend. Esta red informa al público y a las agencias reguladoras sobre la calidad del aire de la región, ayudando tanto a los partidos interesados como a los reguladores a planificar y tomar medidas si las tendencias en la calidad del aire generan preocupación.

Estamos comprometidos con la participación continua de la comunidad durante todo el diseño, permisos y operaciones del Proyecto. Nuestra prioridad actual es compartir la información del Proyecto y las respuestas que la comunidad ha solicitado.

Nos comunicaremos con nuestros vecinos a través de actualizaciones periódicas en persona y en línea donde compartiremos más información, recibiremos comentarios de la comunidad y responderemos preguntas.

Hemos establecido un sitio web, un número de teléfono y una dirección de correo electrónico para garantizar la participación de la comunidad a medida que se desarrolla el Proyecto.

El Proyecto YaREN será un importante empleador para los residentes de Ingleside y las comunidades circundantes. La instalación creará hasta 200 puestos de trabajo permanentes una vez operativa, equivalente a entre 15 y 20 millones de dólares en salarios anuales, y empleará hasta 4,000 personas en el punto máximo de la construcción. Además, habrá muchos puestos de trabajo permanentes asociados con los servicios de la instalación.

El Proyecto YaREN no busca reducciones de impuestos. Valoramos esta comunidad y invertiremos en sus escuelas, hospitales, carreteras y parques a través de diversos impuestos, incluidos los impuestos a la propiedad, impuestos sobre las ventas y uso, y impuestos corporativos. Los ingresos fiscales totales esperados de este proyecto para la ciudad de Ingleside, el condado San Patricio y el Distrito Escolar Independiente de Ingleside durante tres años de construcción son de $60 a 80 millones, y más de $1 billón durante 30 años una vez que esté operativo.

La infraestructura existente de Enbridge en Texas, la conectividad a un suministro asequible de gas natural y el Enbridge Ingleside Energy Center (EIEC), que actualmente cuenta con el terreno no desarrollado necesario dentro de sus límites existentes e instalaciones marítimas disponibles para exportar, lo convierten en la ubicación ideal. para este proyecto. Además:

  • EIEC puede manejar los buques de amoníaco necesarios.
  • El canal de Corpus Christi está menos congestionado con el tráfico de embarcaciones en comparación con muchas otras vías fluviales a lo largo de la costa del Golfo de EE. UU. capaces de manejar las embarcaciones requeridas.
  • Las relaciones existentes de EIEC incluyen un proveedor de servicios de remolcador designado que es rápido, eficiente y excepcionalmente capacitado en operaciones y respuesta de emergencia para guiar de manera segura a los buques dentro y fuera del puerto.
  • La geología del sur de Texas permite el almacenamiento permanente de dióxido de carbono que de otro modo se emitiría a la atmósfera.

Durante el funcionamiento normal, el ruido no debería ser audible. Operaremos de conformidad con todos los estándares de ruido aplicables y tendremos más información a medida que completemos el estudio de ingeniería en 2025.

El Proyecto YaREN y expertos externos han estudiado exhaustivamente los riesgos potenciales de la instalación de amoníaco (por ejemplo, liberación de amoníaco, incendio, explosión). Utilizando suposiciones conservadoras, estos expertos han calculado que el riesgo de incidentes en la comunidad de Ingleside es extremadamente bajo.

La escuela primaria de Ingleside está ubicada a unas dos millas al norte del sitio planificado—cuatro veces más lejos que la distancia que los expertos ya consideran segura. Para proteger la seguridad de los estudiantes y la comunidad, el Proyecto YaREN está agregando de manera proactiva características de seguridad adicionales que exceden los estándares gubernamentales, que incluyen:

  • Sistemas triples de control de presión independientes en tanques de amoníaco
  • Tanques de doble pared con sistemas de recuperación de vapores
  • Instrumentos avanzados de detección de fugas en el sitio de producción.

Al implementar estas y otras medidas de seguridad confiables, el riesgo de incidentes o daños es extremadamente bajo.

El sitio propuesto para el Proyecto YaREN se encuentra en aproximadamente 130 acres de los terrenos del Ingleside Energy Center, al norte y al este de la actual terminal petrolera de Enbridge Ingleside. Habrá una zona de amortiguamiento boscosa entre la comunidad vecina y la planta, para ayudar a proteger de la visibilidad todas las estructuras, excepto las más altas, asociadas con la operación.

Durante la construcción, es posible que se vea maquinaria entrando y saliendo de las instalaciones. Luego, durante la puesta en servicio y el arranque, se expulsará temporalmente vapor que parece una nube blanca de varias de las chimeneas, y los hidrocarburos y amoníaco generados durante las operaciones de arranque se quemarán temporalmente.

Una vez que se complete el arranque, las antorchas mantendrán las luces piloto, como en una caldera doméstica, pero no se prevé que quemen gases de proceso de manera rutinaria. La instalación tendrá dos estructuras de antorcha primarias en la parte norte del sitio que se utilizarán para poner en marcha la instalación y para controlar otras condiciones de proceso no rutinarias.

También habrá una antorcha cerca de los tanques de almacenamiento de amoníaco en la parte sur del área del Proyecto para ayudar en la puesta en servicio de los tanques y controlar otras condiciones no rutinarias de carga y tanques. A medida que avance el estudio de ingeniería, tendremos más información para compartir con el público sobre estas estructuras.

YaREN planea contratar operadores de almacenamiento y tuberías de CO2 para transportar el CO2 desde la instalación de amoníaco propuesta y almacenarlo en un sitio de almacenamiento geológico subterráneo en el sur de Texas, fuera de Ingleside y el condado San Patricio. La ubicación específica del sitio de almacenamiento de CO2 se anunciará después de que se haya seleccionado un operador del sitio de almacenamiento.

Un partido externo construirá un nuevo gasoducto de CO2 desde la instalación de amoníaco en Ingleside hasta el sitio de almacenamiento de CO2 seleccionado en el sur de Texas. YaREN todavía está en el proceso de evaluar los operadores de almacenamiento propuestos, las ubicaciones de las instalaciones de almacenamiento de CO2 y las rutas de los oleoductos. Estas ubicaciones finales se anunciarán una vez que se haya seleccionado el operador del oleoducto y el almacenamiento.

El CO2 será almacenado permanentemente en formaciones rocosas subterráneas por un operador de CO2 que seleccione YaREN. El operador externo de CO2 implementará un completo sistema de monitoreo subterráneo y de superficie para garantizar que el CO2 permanezca permanentemente bajo tierra, como lo exigen los permisos requeridos para operar pozos de secuestro de CO2 .

No, el CO2 no se almacenará en un domo de sal. El CO2 será almacenado en una instalación de almacenamiento geológico subterráneo por un operador de almacenamiento de CO2 que seleccione YaREN.

Los operadores de almacenamiento de CO2 evaluados planean almacenar CO2 en formaciones salinas profundas compuestas de areniscas. Directamente encima de estas areniscas hay capas de roca—formaciones de esquisto gruesas y continuas—que sellan permanentemente el CO2 inyectado en las formaciones de arenisca que se encuentran debajo. Estas capas de roca y los estrictos requisitos de operación de pozos también garantizan que el CO2 no se filtre a ninguna fuente subterránea de agua potable.

Normalmente, el almacenamiento de CO2 en arenisca subterránea y otras formaciones rocosas ocurre a profundidades de al menos 3000 pies debajo de la superficie (más de media milla). Actualmente, YaREN se encuentra en el proceso de seleccionar un contratista de almacenamiento de CO2 para almacenar el CO2 de la instalación de amoníaco. Cada operador bajo consideración ha propuesto una instalación de almacenamiento con profundidades únicas, pero el almacenamiento de CO2 probablemente ocurrirá a profundidades de una milla o más, con una secuencia gruesa de sellos y otras rocas superpuestas al almacenamiento para evitar fugas a la superficie y proteger las fuentes subterráneas de agua potable. A estas profundidades, el CO2 inyectado estará en una fase densa (casi líquida) que limitará el área requerida para el almacenamiento.

El proceso de producción de amoníaco genera emisiones de CO2 que normalmente se liberan al aire, de manera similar a como un automóvil libera emisiones por su tubo de escape o una planta de energía libera emisiones al quemar gas natural. YaREN capturará estas emisiones y el contratista de almacenamiento de CO2 seleccionado almacenará permanentemente la mayoría de las emisiones de CO2 para que no se liberen a la atmósfera.

El contratista de CO2 externo seleccionado transportará las emisiones de CO2 desde la planta de amoníaco a un sitio de almacenamiento de CO2 ubicado separadamente. Aquí, el CO2 se inyectará en formaciones rocosas subterráneas profundas y se almacenará de forma permanente. Bajo tierra, el CO2 queda atrapado en su lugar por una gruesa capa de roca que lo sella en su lugar. Con el tiempo, el CO2 permanecerá allí en una fase densa (casi líquida), y una parte se mineralizará en las rocas.

YaREN quiere hacer su parte para ayudar a alcanzar emisiones de CO2 “netas cero” en el futuro. La captura y almacenamiento de carbono (CCS) de CO2 es una forma de reducir las emisiones de CO2 de la instalación. La CCS también está siendo considerada por otras industrias, como la producción de energía, las acerías, las fábricas de cemento y las instalaciones de refinación, como una tecnología para reducir el impacto negativo del CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Debido a su importancia para ayudar a reducir las emisiones de CO2 , el gobierno federal está brindando un apoyo considerable y cambios regulatorios para que la CCS respalde los proyectos de transición energética. Este apoyo está contenido en la Ley de Reducción de la Inflación de 2022 (IRA) recientemente aprobada, así como en la Ley de Infraestructura Bipartidista de 2021. Estas dos leyes representan la mayor inversión relacionada con el clima/energía en la historia de nuestro país y la mayor reinversión en la infraestructura de nuestro país en generaciones.

El CO2 se produce de forma natural y también se produce a partir de actividades humanas. Las plantas necesitan CO2 para vivir y ciertas empresas y fabricantes necesitan y utilizan CO2 , como por ejemplo para fabricar bebidas carbonatadas como Coca-Cola y Pepsi. Sí, el CO2 puede ser beneficioso, pero demasiado CO2 en la atmósfera puede tener impactos negativos en el clima.

La tecnología de captura de CO2 comenzó en los EE. UU. ya en la década de 1920, cuando las empresas necesitaban separar el CO2 (considerado una impureza) del gas natural producido en sus plantas de procesamiento de gas. Más recientemente, la tecnología de captura se ha aplicado a otras industrias, como la producción de energía y la manufactura.

El CO2 se ha inyectado y almacenado bajo tierra en Estados Unidos durante más de 50 años. Desde la década de 1970, las compañías petroleras han estado inyectando CO2 en antiguos campos petroleros para recuperar más petróleo. Esto todavía está sucediendo en muchos lugares del oeste de Texas, así como en Luisiana, Mississippi, Wyoming y Montana, lo que ayuda a construir una base sólida de experiencia en transporte e inyección de CO2 . El almacenamiento de carbono en entornos no petroleros comenzó en Noruega a finales de los años 1990. Se han llevado a cabo múltiples proyectos piloto de CCS en los EE. UU. a partir de la década de 2000, y el primer proyecto grande de CCS no relacionado con yacimientos petrolíferos comenzó en Illinois en 2017. En total, millones de toneladas de CO2 ya han sido almacenadas de forma segura durante décadas en formaciones geológicas subterráneas profundas.

Los requisitos de monitoreo para un proyecto CCS comienzan antes de que comience la inyección en formaciones rocosas subterráneas. En Texas, los operadores de almacenamiento de CO2 deben obtener un permiso aprobado para pozo de inyección e instalación de almacenamiento de Clase VI de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA). Los requisitos para monitorear el CO2 almacenado se describen en el programa de Control de Inyección Subterránea (UIC) de la EPA, que tiene la directiva de proteger el agua potable y garantizar que el CO2 se almacene permanentemente.

Los requisitos de monitoreo para un permiso de pozo de inyección y sitio de almacenamiento de Clase VI incluyen monitoreo de presión, muestreo de fluidos, seguimiento de columnas de CO2 y una variedad de pozos subterráneos de monitoreo de detección de fugas, entre otros.

Después de que el CO2 se capture en la planta de amoníaco, será transportado por una tubería de un operador externo a un sitio de almacenamiento geológico para su almacenamiento seguro y permanente por parte de un operador de almacenamiento de CO2 que seleccione YaREN. El transporte de CO2 por tuberías es seguro y está altamente regulado y monitoreado. Según las regulaciones del Departamento de Transporte de EE. UU. (USDOT), los oleoductos de CO2 deben cumplir con las mismas pautas rigurosas que las de los oleoductos que transportan líquidos peligrosos como el petróleo crudo. La Administración de Seguridad de Materiales Peligrosos y Oleoductos (PHMSA) del USDOT tiene regulaciones y requisitos para la operación segura y la preparación y respuesta para emergencias de los ductos de CO2 , y la agencia continúa revisando y actualizando sus estándares de seguridad de ductos de CO2 .

El operador externo de almacenamiento de CO2 que seleccione YaREN utilizará tuberías nuevas especialmente diseñadas para transportar el CO2 capturado en la planta de amoníaco de YaREN a la instalación de almacenamiento. Un monitoreo extenso y continuo del ducto, incluidos los datos de presión de los sensores a lo largo del ducto y la implementación de un programa de integridad sólido, ayudará a garantizar que cualquier problema potencial se identifique y aborde tempranamente antes de que se vuelva más grave. El operador del oleoducto seleccionado por YaREN implementará sólidos planes de respuesta a emergencias que incluirán aportes de los socorristas, reguladores, funcionarios locales y otros para mitigar, reducir o eliminar el potencial de impactos negativos en las personas y el medio ambiente a partir de un incidente.

En 2020, una tubería de CO2 se rompió cerca de Satartia, Mississippi. El oleoducto cerca de Satartia se rompió debido a un deslizamiento de tierra provocado por semanas de fuertes lluvias. Si bien decenas recibieron atención médica en un hospital, no se produjeron muertes ni lesiones graves. Aun así, este incidente resultó en un examen cuidadoso de las regulaciones y directrices actuales para la construcción y operación de tuberías de CO2 . Antes de ese incidente, solo se reportó una lesión y ninguna muerte relacionada con las operaciones de tuberías de CO2 en los EE. UU., según las estadísticas de PHMSA.

En respuesta al incidente de Satartia, PHMSA llevó a cabo una investigación exhaustiva de las fallas para saber qué salió mal y mejorar la seguridad futura de las tuberías de CO2 . PHMSA ha comenzado una reglamentación formal, que abordará los problemas que PHMSA identificó en su investigación de fallas y otros problemas de seguridad operativa y de mantenimiento relevantes para todas las fases del transporte de CO2 a través de tuberías. Los temas clave de la reglamentación incluyen la preparación, notificación y respuesta ante emergencias.

PHMSA también emitió un boletín de asesoramiento recordando a los operadores de oleoductos que consideren los problemas de integridad que pueden ser causados ​​por peligros geográficos (por ejemplo, terreno accidentado o empinado o condiciones geológicas cambiantes) y el cambio climático (por ejemplo, precipitaciones más intensas de lo normal que pueden saturar o erosionar los suelos).

Además, el operador del oleoducto seleccionado por YaREN trabajará estrecha y proactivamente con los servicios de emergencia locales y emprenderá esfuerzos de participación pública para aumentar la conciencia y la planificación sobre qué hacer en el improbable caso de que se produzca una liberación de CO2 . Este compromiso temprano con los servicios de emergencia locales y el público garantizará aún más la seguridad del gasoducto de CO2 .

Contáctenos

Estamos aquí para responder a sus preguntas y escuchar sus comentarios.

"*" indicates required fields